logo-sorprendimi-umbria

Orvieto

Orvieto es una pintoresca ciudad situada en la verde región italiana de Umbría, famosa por su encantador casco antiguo, su rica historia y su espectacular ubicación en un acantilado de toba que por una combinación de factores geológicos y estratégicos han ayudado a determinar su ubicación. La toba es una roca volcánica porosa y relativamente blanda que se formó hace millones de años a partir de cenizas volcánicas establecidas. La región que rodea Orvieto, así como muchas otras partes de Umbría, es rica en toba debido a la actividad volcánica pasada. La roca tobácea es fácilmente trabajable, lo que ha hecho posible que los habitantes de Orvieto caven cuevas y túneles subterráneos directamente en el acantilado.

La posición elevada en un acantilado de toba también ha convertido a Orvieto en un sitio defensivo natural. La colina ofrece una vista panorámica de la campiña circundante, lo que permite a sus habitantes controlar los movimientos de posibles invasores. Además, las paredes verticales de toba del acantilado dificultaban el asalto de los ejércitos enemigos, proporcionando una defensa natural. A pesar de su posición elevada, Orvieto tiene acceso a los recursos hídricos gracias a los numerosos pozos excavados en la toba. Estos pozos eran cruciales para la supervivencia de la ciudad en tiempos de asedio o hambruna. La presencia de toba también ha influido en el estilo arquitectónico de la ciudad. Muchas de las casas y edificios históricos de Orvieto están construidos con piedra tobácea local, lo que les da un aspecto único y se integra perfectamente en su entorno.

En el centro de la ciudad se alza una majestuosa catedral gótica que con el paso de los años se ha convertido en uno de los principales símbolos de Orvieto: el Duomo. Construida en el siglo XIII, la Catedral de Orvieto dedicada a Santa Maria Assunta es famosa por sus elaborados detalles decorativos, es una verdadera obra maestra de la escultura gótica con una serie de bajorrelieves y estatuas que cuentan historias de la Biblia y de la vida de los santos, incluido el magnífico rosetón y obras maestras de artistas de renombre como Luca Signorelli y Fra Angelico. El interior es igualmente impresionante, con frescos y obras de arte de gran valor histórico y artístico como la Capilla de San Brizio, famosa por los frescos realizados por Signorelli y su discípulo Fra Angelico. Los frescos de Signorelli representan escenas del Apocalipsis, incluida la famosa «Resurrección de los muertos«, mientras que Fra Angelico pintó escenas de la vida de Cristo y la Virgen. En el interior de la Catedral también encontramos la Capilla del Corporal que alberga el Corporal del Milagro de Bolsena,un precioso relicario que conserva un trozo de lino manchado con la sangre de Cristo,que, según la tradición católica, habría sangrado durante la celebración de la Eucaristía en el siglo XIII, dando lugar al Milagro de Bolsena.. El altar mayor de la Catedral de Orvieto está adornado con un fino dosel de bronce realizado por Arnolfo di Cambio en el siglo XIV. El dosel está coronado por una cruz de cristal de roca, y debajo de él hay un tabernáculo decorado con mosaicos. El púlpito de mármol es otra obra de arte significativa dentro del Duomo. Creado por Nicola Pisano y luego completado por su hijo Giovanni, el púlpito es famoso por sus bajorrelieves que representan escenas de la Vida de Cristo.

Orvieto también es conocida por su laberinto de cuevas y túneles subterráneos excavados en la toba. Estos túneles ofrecen un fascinante viaje al pasado de la ciudad y a su sistema defensivo. Las visitas guiadas permiten a los visitantes explorar la Orvieto Subterránea y descubrir su historia, un mundo situado justo debajo de la ciudad de Orvieto. Las cuevas y túneles de Orvieto Subterránea se remontan a diferentes períodos históricos; en el pasado, estas estructuras subterráneas servían para múltiples propósitos, incluida la defensa, el almacenamiento de suministros, la elaboración de vino y la artesanía. Durante la visita, los aspectos más destacados pueden incluir pozos antiguos, bodegas históricas, cisternas de recolección de agua de lluvia, restos de molinos e incluso refugios utilizados en tiempos de guerra. Orvieto Subterránea ofrece a los visitantes una oportunidad única de explorar un lado oculto y fascinante de la historia de Orvieto, ayudando a arrojar luz sobre las antiguas tradiciones y las ingeniosas soluciones arquitectónicas adoptadas por sus habitantes a lo largo de los siglos.

Orvieto es también el hogar de una obra maestra de la ingeniería y la arquitectura renacentista, el Pozo de San Patricio. Fue construido en el siglo XVI para asegurar un suministro constante de agua durante un posible asedio; fue encargado por el Papa Clemente VII y su construcción fue supervisada por el arquitecto Antonio da Sangallo el Joven en el siglo XVI. El pozo, construido en doble espiral, permitía a las personas y a los animales extraer agua sin cruzarse en el camino. La construcción del pozo comenzó en 1527 y se completó en 1537. El nombre «Pozo de San Patricio» se le dio al pozo en honor a San Patricio, el santo patrón de Irlanda, debido a su parecido con un pozo legendario asociado con la vida del santo.

El Pozo de San Patricio se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de Orvieto y, además de su particular estructura, también está rodeado de varias leyendas que amplifican su encanto y su atmósfera misteriosa. Algunas leyendas sugieren que el pozo guarda tesoros escondidos, tal vez depositados en tiempos de guerra o inestabilidad. Se dice que cualquiera que pueda encontrar acceso a los pasadizos secretos puede descubrir tesoros antiguos escondidos en las profundidades del pozo. También existe la creencia popular de que el Pozo de San Patricio está dotado de poderes mágicos o protectores contra el mal. Se dice que sumergirse en el agua del pozo puede traer buena suerte y protección contra las influencias negativas.

En las estrechas calles y plazas del centro histórico de Orvieto, mientras de admira la arquitectura medieval, se pueden visitar los talleres de los artesanos locales para comprar cerámica pintada a mano, telas, joyas y otros productos típicos de la zona, detenerse en una cafetería para disfrutar de un helado o en una trattoria para saborear la cocina de Umbría que ofrece una amplia gama de deliciosos platos, entre los que destacan la sopa de garbanzos, porchetta, embutidos y quesos locales . No podemos olvidarnos de una buena copa de vino blanco: Orvieto Classico y aprovechar las numerosas bodegas de la zona para una degustación especial.

¿Quiere visitar esta ciudad?

Estamos a tu disposición, ¡contacta con nosotros sin compromiso!