Ciclismo de montaña

El espíritu que une a los ciclistas de todo el planeta es el amor por los medios técnicos, incrustados en el entorno natural; es decir, hacer deporte en contacto directo con la naturaleza y combinar el placer de sentirse en forma, con la visión de agradables paisajes, verdadera gimnasia para los ojos.

En un contexto amplio y con interesantes puntos de interés paisajístico, comenzamos, tras un breve traslado en lanzadera para subir a la altura, una sencilla visita guiada por paisajes impresionantes en el que se alternan suaves subidas y bajadas hasta llegar a los 822 m.

La experiencia termina con un sabroso refrigerio… ¡un placer para la mente y el cuerpo!

¿Le interesa esta experiencia?

Estamos a su disposición, ¡contacte con nosotros sin compromiso!