Scheggino

Encantador pueblo enclavado a orillas del río Nera.

La zona de Scheggino ofrece un paisaje de gran encanto y belleza: los espléndidos manantiales de Valcasana que brotan a poca distancia del pueblo son un ejemplo del espectáculo que ofrece la naturaleza en esta zona.

En el pueblo, merece la pena visitar la iglesia de Santa Felicita, de estilo románico, y la iglesia de San Nicolò, que data originalmente del siglo XIII y fue completamente reconstruida tres siglos después.

Otro de los alardes de Scheggino son los sabores de su mesa, en particular su genuina trucha de río y las trufas negras de alta calidad.

¿Quiere visitar esta ciudad?

Estamos a su disposición, ¡contacte con nosotros sin compromiso!